Por:Carlos Arturo Velandia JaguaAnalista en procesos de paz y ex miembro de la Dirección Nacional del ELN

 

 

La sociedad colombiana y el mundo avistan con expectación la llegada del día, no lejano, de la firma del acuerdo final del conflicto armado del Estado colombiano con la organización insurgente FARC-EP, habida cuenta del alto nivel de desarrollo y compromiso que ha alcanzado el proceso de diálogo y negociación, que se realiza en la ciudad de La Habana, y de la disponibilidad y voluntad política de las partes, para concluir las negociaciones a la mayor brevedad y así dar paso inmediato a la implementación de los acuerdos.


 

 

En 10 años en Colombia se han realizado 5 paros agrarios, dejando cientos de campesinos, afros, indígenas y mestizos heridos, encarcelados y hasta asesinados por el hecho de exigir condiciones dignas de vida y para la producción de alimentos, se estima que 7 de cada 10 toneladas de alimentos que llegan a los centros de almacenamiento y distribución en las principales ciudades son producidos por nuestros campesinos, elevando las reivindicaciones agrarias a una exigencia nacional en materia de seguridad y soberanía alimentaria.


Página 2 de 2