Luego de la mediática toma al Ministerio de Agricultura y de la presión ejercida con ello por parte de la Cumbre Agraria al gobierno nacional, a través de unas jornadas que prometieron preparar para 2016 un Paro Nacional que supere la protesta agraria de 2013, las distintas organizaciones sociales de la Cumbre discuten desde el pasado 29 de enero sobre la organización de la jornada de protesta.

 

 

Luego del fracaso en las negociaciones del Salario Mínimo Legal, la absurda y arbitraria venta de ISAGEN, el escándalo de REFICAR, el anuncio de la Reforma Tributaria lesiva para los sectores populares, la liquidación de CAPRECOM y de SALUDCOOP, el incumplimiento para con los pensionados y los trabajadores sobre un acuerdo suscrito con usted para reducir los aportes en salud del 12 al 4% y


 

A finales de 2013, tras varias semanas de movilización en los campos y las diferentes ciudades del país, se logró instalar una mesa de negociación entre el Gobierno Nacional y las diferentes organizaciones agrupadas en la Cumbre agraria, étnica y popular y las distintas Dignidades agropecuarias del país con el objetivo de discutir y desarrollar soluciones que permitieran a los agricultores solucionar sus más sentidas necesidades en materia productiva y proporcionar al total de la población colombiana una verdadera seguridad y soberanía alimentaria.

 


El estado colombiano ha dejado ver que históricamente ha promovido, permitido y desarrollado una política de desaparición forzada de seres humanos en el territorio nacional. El hecho de que hoy los restos mortales de Camilo Torres Restrepo sigan sin un paradero claro para sus familiares y para todo el país evidencia una vez más que nunca se preocupo por hallarlos o tener claro es lugar físico donde reposan.

 

 

¡Sembramos Esperanza, Cosechamos País!

Convocamos al conjunto del pueblo colombiano a hacer parte de la GRAN MINGA NACIONAL AGRARIA, CAMPESINA, ÉTNICA Y POPULAR, ¡SEMBRAMOS ESPERANZA, COSECHAMOS PAÍS!, y acompañar las movilizaciones pacíficas que se avecinan para expresar nuestro inconformidad con el actual modelo económico y de desarrollo, que controvierte los sueños del pueblo colombiano en alcanzar prontamente la paz con justicia social y ambiental en todos los territorios.