Los restos exhumados no son de Camilo Torres

El estado colombiano ha dejado ver que históricamente ha promovido, permitido y desarrollado una política de desaparición forzada de seres humanos en el territorio nacional. El hecho de que hoy los restos mortales de Camilo Torres Restrepo sigan sin un paradero claro para sus familiares y para todo el país evidencia una vez más que nunca se preocupo por hallarlos o tener claro es lugar físico donde reposan.

 

 

El estado colombiano ha dejado ver que históricamente ha promovido, permitido y desarrollado una política de desaparición forzada de seres humanos en el territorio nacional. El hecho de que hoy los restos mortales de Camilo Torres Restrepo sigan sin un paradero claro para sus familiares y para todo el país evidencia una vez más que nunca se preocupo por hallarlos o tener claro es lugar físico donde reposan.

 

En declaraciones dadas hoy desde Washington el fiscal (e) Jorge Fernando Perdomo dio conocer que los cotejos de medicina legal indicaron que los restos exhumados el 25 de enero en el Cementerio Central de Bucaramanga no pertenecen al sacerdote Camilo Torres.

 

 

“Después de haber hecho todos los cotejos de ADN se logRó establecer que no se trata de los restos de Camilo Torres la persona allí inhumada, sino que se trata de Mario Belarmino Cáceres Dueñas, como lo decía la bóveda”, sostuvo Perdomo. A esto agrego, que los estudios llevados a cabo por Medicina Legal tienen una precisión del 99,99 %.

 

El paradero real de los restos era conocimiento del fallecido general Álvaro Valencia Tovar quien se atribuyo el derecho perverso de mantenerlo en secreto bajo el pretexto de evitar un lugar de peregrinaje año tras año, demostrando una vez más la potestad auto atribuida de las fuerzas militares colombianas de la desaparición forzada en completa impunidad.